¿Cómo sería el salón de ‘Los Simpsons’ y cuánto costaría su casa en la vida real?

Si alguna vez te has preguntado cuánto podría costarte vivir en la casa más famosa de Springfield, aquí tienes la respuesta.

Escrito por
Lectura: 3 min

Es la familia más popular de la televisión y ya son varias las generaciones que se han quedado prendadas de las aventuras de Homer, Marge, Bart, Lisa y Maggie. Los Simpsons son un icono de la cultura pop y su ciudad natal, Springfield, es la ciudad donde muchos soñarían con vivir. Ahora, Bobbi Beck, un estudio emergente de impresión y diseño con sede en Cornualles, ha traído al mundo real uno de los salones más famosos de todos los tiempos. Un imprescindible de todas las intros de la serie y donde la familia se reúne en mucho de sus capítulos. Y lo cierto es que han conseguido recrearlo con mucha similitud.

Es cierto que no es totalmente igual, ya que utiliza muebles contemporáneos y con cierta estética kitsch. Sin embargo, el icónico cuadro del velero, el sofá de tres plazas marrón y la moqueta verde con una alfombra en tono rosa, lila y naranja recuerdan mucho a la famosa sala de estar. “En realidad, las paredes rosadas, las alfombras verdes y el sofá marrón no se ven muy bien juntos, por lo que fue un verdadero desafío mantener la sala de estar con buen gusto, sin dejar de ser reconocible como Los Simpson”, explica el director creativo, James Mellan-Matulewicz.

Y, viendo el salón en la vida real, es imposible no preguntarse cómo sería la casa entera o, ya puestos, qué precio podría tener esta peculiar vivienda. E, indagando, descubrimos que no somos los únicos en plantearnos esta duda. Hace unos meses, una inmobiliaria americana, Garretts Real Estate Group, se preguntaba cuánto costaría la vivienda en la vida real y analiza toda la información del famoso hogar. La casa tiene unos 204 m² y consta de cuatro dormitorios, un amplio salón, una cocina con comedor, dos baños, una sala de estar, un ático, jardín trasero con casa en el árbol incluida y hasta un sótano donde han tenido saunas, montado negocios y hasta acogido a varios personajes de la serie.

Además de la amplia superficie, hay que tener en cuenta la ubicación de la vivienda. Aunque la ciudad de la serie es ficticia, Matt Groening, creador de la serie animada, se inspiró en su Oregón natal para desarrollarla. Por eso, en esta área el precio medio que tendría una vivienda de 204 m² y con las comodidades que tiene es de unos 446.000 euros. Además, está muy bien comunicada y cerca de varios lugares importantes como el aeropuerto internacional de Springfield, el hospital general, la escuela primaria y el centro comercial.

Con estas cifras, parece que Homer no cobra nada mal como inspector de seguridad en el sector 7-G de la central nuclear. Aunque, eso sí, hay que tener en cuenta que cuando Homer compró la casa la serie comenzó en los ochenta y, seguramente, la adquirió por un precio de mercado mucho más barato del actual. Aun así, no deja de ser una pedazo de casa donde más de uno querría vivir.