‘Good, Better, Best’, el último ‘Informe Robinson’ que se despide de Michael

Seis meses después del fallecimiento del icónico presentador, Movistar rinde un emocionante homenaje a Michael Robinson con el último 'Informe Robinson' de la cadena.

Escrito por
Lectura: 3 min

Seis meses después de que el carismático Michael Robinson nos dejara a causa de un cáncer incurable, Movistar – para los más nostálgicos, Canal +–,  la cadena que fue su casa durante los últimos 30 años, ha querido rendir un sentido homenaje a su figura haciendo lo que mejor saben, un ‘Informe Robinson’ sencillamente espectacular. El programa, que se estrenará el próximo jueves 29 a las 22:00 horas en #Vamos, es el broche de oro perfecto a una forma de entender y amar el deporte.

Un documento audiovisual inédito que, aparte de ser un bonito homenaje a la carrera como futbolista y periodista de Michael Robinson, también es el último con su nombre. Y es que, en palabras de los responsables de la cadena, el legado del inglés es mucho más que un título, “es una forma de entender la televisión, el entretenimiento y el deporte”. A través de su trabajo y su particular modo de tratar el contenido, el presentador británico terminó convirtiéndose en una de las piezas fundamentales de la cadena, creando una escuela que, 30 años después, está más presente que nunca.

Por ellos, por todos los periodistas de la casa a la que marcó, la próxima temporada su programa pasará a llamarse ‘Informe Plus’. Y aunque por el momento se desconoce quién lo presentará y cuántos capítulos tendrá, lo que es seguro es que Michael estará más presente que nunca.

Good, better, best

El lema que Michael Robinson utilizaba como modo de vida,”sacar siempre lo mejor de uno mismo”, ha servido para titular su programa especial ‘Informe Robinson’. Un recorrido por sus 61 años, desde su infancia en Leicester hasta sus últimos días en Marbella,  y que ha contado con la colaboración de compañeros, amigos, futbolistas y familiares. A lo largo de hora y media de metraje el reportaje ahonda en las pasiones y temores que llevaron a Michael a convertirse en uno de los personajes más queridos y populares de la televisión. En palabras del equipo que lo ha hecho posible, se trata del “‘Informe Robinson’ que el propio presentador hubiese querido para sí mismo“.

Con los sentimientos a flor de piel y una edición exquisita, propia de una programa referente, los compañeros de ‘Informe Robinson’ nos hacen emocionarnos con cada declaración, con cada recuerdo en forma de fotografía en blanco y negro y con cada imagen de archivo rescatada para este momento. Durante la presentación del programa, sus hijos, Liam y Aimee, desde el plató que lleva el nombre de su padre, no han podido evitar emocionarse a la hora de hablar de algunas de su peculiaridades o anécdotas. Un hombre único en todos los sentidos, del que han dicho que sufría el síndrome del impostor, ya que siempre pensó que no merecía todo lo que había logrado.

You’ll never walk alone

Como bien dice el himno de su adorado Liverpool, el club donde alcanzó la gloria como jugador, Michael Robinson ya nunca caminará solo. Su particular estilo a la hora de expresarse y su forma de entender y transmitir el deporte ha creado una escuela de periodistas deportivos que hoy se reivindica más que nunca. Como dicen desde el equipo que le acompañó durante tantas y tantas grabaciones, “es importante alimentar al cerebro, pero también lo es alimentar el corazón”.

Y es que, como el propio Michael nos contó hace un par de años, “el deporte solo es un pretexto para contar el lado más humano de la vida”. Por eso hoy, todos aquellos que compartieron plató, narración, redacción o vida han querido acompañarle a través de una rueda de prensa telemática, primero, y un acto honorífico en Matadero de Madrid, después. Allí han estado presentes su inseparable compañero de narración Carlos Martínez, Luis Fermoso, actual Director de ‘Informe Robinson’, sus hijos Liam y Aimee o los redactores del programa José Luis de la Osa, Raúl Román, Pablo Moreno y Ángel Huerta, entre otros. Una despedida como a él le habría gustado, al más puro estilo Michael Robinson.