Estos países son tan pequeños que puedes verlos en un día

Si ya estas planeando tus próximas vacaciones, que sepas que puedes recorrer un montón de países en solo una semana.

Escrito por
Lectura: 6 min

Con todo el caos de los últimos meses y la sombra de un más que probable nuevo confinamiento planeando sobre nosotros, esto de hablar de viajes parece una quimera inalcanzable. Pero, como soñar nunca está de más, puedes empezar a planear tus futuras escapadas para cuando esta pandemia termine. Y si eres de los que adoran recorrerse un país de cabo a rabo, aquí tienes varios países tan pequeños que podrás descubrirlos en su totalidad en apenas un día o, a lo sumo, un fin de semana. ¡Bon voyage!

Ciudad del Vaticano

Seguramente habrás pensado en la ciudad papal nada más leer el titular. Con sus 49 hectáreas y 800 habitantes, entre los que se encuentra el Papa, Ciudad del Vaticano es el país más diminuto de la lista. Pero que no te engañen sus reducidas dimensiones porque tiene un montón de historia y arte escondida en su interior. Es la sede del templo católico más grande del mundo, la basílica de San Pedro, cuya entrada es gratuita y donde puedes contemplar una de las esculturas más famosas del artista Miguel Ángel, La Piedad. Aunque nuestra parada favorita es la Capilla Sixtina con sus impresionantes frescos.

Principado de Mónaco

Si Ciudad del Vaticano es el país más pequeño sin salida al mar, el Principado de Mónaco es el país con salida al mar más pequeño del mundo con sus 2 km². Situado en la costa mediterránea francesa, este país es todo lujo pese a su limitado tamaño. Conocido por sus fastuosos casinos y su bella bahía bordeada de yates, en él se celebra además el prestigioso Gran Premio de Fórmula 1. Entre sus visitas obligatorias encontramos el Palacio del Príncipe de Mónaco, donde ver el popular cambio de guardia, la Catedral de San Nicolás y el Casino de Montecarlo. Y si lo que quieres es disfrutar de la naturalezarelájate en la playa de Larvotto o en su jardín tropical.

Liechtenstein

Si te gustan los castillos medievales y los paisajes alpinos, este país de 25 km2 entre Austria y Suiza te va a encantar. La primera parada imprescindible es Vaduz, la capital, que tiene unos 5.000 habitantes. Solo necesitarás dos horas para ver toda la ciudad y recorrer su impresionante castillo y su catedral. Pero, además de su capital, el país tiene muchos pueblos pintorescos que visitar, como Treiserberg, un encantador asentamiento del siglo XIII, Malbun, desde donde nacen un montón de senderos y rutas de montaña, o Steg, con sus casas de madera alpinas que parecen sacadas de un cuento.

Granada

No, no hablamos de la ciudad de la Alhambra. Granada es también un país caribeño con una isla principal del mismo nombre y varios islotes que tienen impresionantes playas y rutas de montaña para pasar unas vacaciones de cine. La isla se conoce también como “la isla de las especias” por su plantaciones de azúcar moreno y nuez moscada. Uno de los mejores lugares de la isla es su capital, San Jorge, con sus coloridas casas de aire georgiano y su fuerte, construido sobre un promontorio a principios del XVIII. Se trata de un país con muchas tradiciones criollas y una gran riqueza musical que te fascinará desde el primer momento. Y los amantes del submarinismo pueden disfrutar de su parque de estatuas sumergidas creado en 2006 para ayudar a recuperar los corales.

San Marino

Para un amante de la historia, San Marino es la escapada idónea. Con tan solo 62 km2 , es el estado soberano más antiguo del mundo, así como el primero en definirse como república. Se ubica en las laderas del monte Titano, su montaña más alta en los Apeninos, y en los tres picos del monte se alzan sus famosas tres torres que son el símbolo indiscutible de la nación. De hecho, uno de sus postres más típicos, una tarta de obleas recubiertas de chocolate, se llama la torta de las tres torres. Tampoco se puede abandonar el país sin pasear por su casco antiguo y subirse a sus colinas cercanas para apreciar una de las mejores panorámicas de la ciudad.

Islas Marshall

Con unos 70.000 habitantes repartidos por sus 181  km2 de pequeñas islas, esta república de la micronesia es el país más joven de todo Oceanía al independizarse de Estados Unidos en 1990. Este país, además de contar con paradisíacas playas como Ailinglaplap, Mili y Laura, tiene un espacio natural Patrimonio de la Unesco. Se trata del atolón Bikini, un atolón coralino deshabitado donde entre 1940 y 1960 el Gobierno estadounidense realizó pruebas nucleares pero que, a día de hoy, es un espacio natural de gran belleza donde poder practicar buceo. Su capital, Majuro, conquista a cualquiera por su aire sencillo y la cercanía de sus gentes.

Nauru

El país insular más pequeño del mundo no tiene ni siquiera capital en sus 21 km2Tampoco transporte público, ya que para sus 40 km de carreteras no merece la pena establecerlo. Pese a su gran belleza, es uno de los países con peor situación medioambiental del mundo, también uno de los más corruptos y sus 11.513 habitantes tienen el mayor índice de obesidad del planeta, además de sufrir un 90% de paro. Vamos, que no es un sitio muy apetecible para visitar, pero siempre puedes decir que has estado en la isla de la vergüenza por excelencia.

Malta

Con sus 316  kmno es precisamente un territorio que puedas visitar en un día, pero con un fin de semana tienes bastante tiempo para recorrer sus tres islas habitadas: Malta, Gozo y Comino. En ellas se han rodado películas como ‘Ágora’, ‘Gladiator’, ‘Guerra Mundial Z’ o ‘Troya’. Y si solo quieres dedicarle un día, puedes decantarte por recorrer La Valeta, su capital, una extraordinaria ciudad amurallada con grandes palacios, museos e iglesias. Además se puede visitar muchos templos megalíticos y el conocido como Hipogeo de Ħal Saflieni, un entramado subterráneo de cámaras funerarias que data del 4000 a. C. Si te sobra tiempo, también es buena opción visitar las ciudades amuralladas de Mdina y Rabat, donde puedes recorrer sus grutas, catacumbas y conventos.

Islas Maldivas

Puede parecer un país inmenso si tenemos en cuenta que lo componen 1.200 islas, pero lo cierto es que no llega a los 300kmporque solo el 20% se encuentra por encima del nivel del mar y solo 200 de ellas están habitadas. Con sus 515.000 habitantes, es el país con menos personas de Asia, pero uno de los que mejores paisajes e islas tiene. También es el país más plano del mundo con solo una elevación de 2,3 metros. La mejor idea para conocerlo es volar a su capital, Malé, y disfrutar del marisco y pescado fresco de su lonja y visitar su gran mezquita y su inconfundible cúpula dorada. Una vez allí, ya puedes recorrer cuantas islas quieras y desconectar en sus idílicas playas de arena blanca y aguas turquesas.

Andorra

La escapada más cercana a España y todo un paraíso para los aficionados a la nieve y la montaña. Su capital, Andorra La Vieja, se encuentra en plenos Pirineos y es la más alta de toda Europa con sus 1022 metros sobre el nivel del mar. Sus imprescindibles son la iglesia de Santa Coloma y la iglesia de San Esteban, el castillo de Sant Vicenç d’Enclar y Pont de la Margineda. Pero no solo su capital guarda planes y entretenimiento. Si visitas el país podrás tirarte desde el Tobotronc, un tobogán de 5 km de caída, pasear por fascinantes pueblos pirenaicos y probar su gastronomía de montaña, así como practicar esquí o escalada en sus descomunales picos.

Niue

Situado a unos 2.400 km al noreste de Nueva Zelanda, es un país insular con 1.624 habitantes y 261 kmcuyo mayor atractivo son sus parajes prácticamente vírgenes. Tiene imponentes acantilados, un arrecife de coral que bordea la capital, Alofi, un aeropuerto y un único supermercado en la capital que también es el único de todo el país. Asimismo, es un país tranquilo y seguro al que enfermedades como la malaria y el VIH no han llegado. Una de la cosas más interesantes que hacer aquí es esnórquel para explorar sus profundas cavernas. Eso sí, visitarlo es bastante complicado. Y es que como a sus ciudadanos no les interesa vivir del turismo, hay muy pocos alojamientos y lugares habilitados para ellos.