Cómo vivir un partido del Mundial según Maradona

Diego Armando Maradona nos enseñó, durante el encuentro entre Argentina y Nigeria, todas las fases que cualquier futbolero vive en un partido de este calibre.

maradona1
Escrito por
Lectura: 3 min

El Mundial de Rusia 2018 está siendo un torneo de infarto. Los 90 minutos que dura cada partido se han convertido en una montaña rusa de emociones para los hinchas de cada país. Jugadas decisivas en los últimos minutos, goles in extremis, carambolas simultáneas en otros partidos… De la desesperación a la euforia hay solo un paso y, en este Mundial de locos, parece que va a ser la tónica general. Sin ir más lejos, lo pudimos ver en el encuentro decisivo que disputaron Argentina y Nigeria. Durante muchos minutos, la selección albiceleste estuvo fuera del Mundial, pero un gol de Rojo en el 86′ desató la euforia entre los aficionados argentinos. En el público, cómo no, se encontraba Maradona dándolo todo. Su pasión fue tanta que llegó a necesitar asistencia sanitaria al terminar el partido. Pero estamos seguros que  ‘la mano de Dios’ no fue el único que vivió el encuentro al borde del infarto. Por eso, te enseñamos las siete fases que experimentaremos en el partido de octavos de final que España disputará frente a Rusia el próximo domingo 1 de julio.

1. Un rezo para comenzar siempre viene bien

Si eres creyente, sentirás que pones tu granito de arena pero, si no, al menos te servirá para relajar tensiones antes del partido. Está claro que Maradona siempre debe encomendarse a Dios (por aquello de su mano). Por muy buena que sea tu selección, una ayuda divina nunca viene mal.

2. Hay que echarle un par

Si empezamos pensando que no podemos, la cosa no suele acabar bien. Desde el comienzo hay que darlo todo y animar como si no hubiera un mañana. ¡Tu Selección te necesita a full!

3. Los hombres también lloran

Si sientes tanto los colores, es normal que al final se te escape una lagrimilla si la jugada no marcha bien. Eso sí, un par de lágrimas son aceptables, montar un show en vivo ya es irse de madre.

4. Celebra cada gol como si fuera el único

Que tu equipo se marque un tanto es motivo más que suficiente para volverse loco. Tras los nervios y las penas, un golazo puede arreglarlo todo y eso, futboleros, hay que aplaudirlo.

5. No pierdas las formas

Maradona también es un ejemplo de lo que no se debería hacer en las gradas. Insultar, presionar y volverse loco son cosas que están de más…  El fair play es algo imprescindible.

6. ¿Bailamos?

Si notas que el barco se hunde, no lo dudes: a falta de goles, márcate unos buenos pasos y a disfrutar. Puede que no ganemos, pero que nos quiten lo ‘bailao’.

7. Para reponer fuerzas

Con tanto trajín es normal que el cuerpo pida reposo. Siempre puedes aprovechar el descanso para pegarte una cabezadita y retomar la segunda parte con las pilas cargadas. Darlo todo por tu selección cansa mucho.