Todas las razones que explican el éxito de ‘Parásitos’ en los Oscar 2020

La película surcoreana ya es una obra maestra del suspense y si aún no la has visto, estás tardando.

Escrito por
Lectura: 4 min

Si después de la gala de los Oscar sigues sin saber qué tiene ‘Parásitos’ para que Hollywood se haya rendido a ella sin ser una película de la industria estadounidense, te hemos preparado un artículo en el que recopilamos (a nuestro parecer) los 7 motivos que hacen de esta producción surcoreana la película del año. Y ya de paso, esperas con más ansias la serie que HBO prepara inspirada en la exitosa cinta.

1. Parásitos, pero premiados

El film del director surcoreano Bong Joon-ho hizo historia al ganar no solo el Oscar a Mejor película, sino otros tres más a Mejor director, Mejor película internacional y Mejor guión original. Un total de cuatro estatuillas que, sumadas al resto de premios ganados en festivales como el de Cannes, evidencian que ‘Parásitos’ es de sobra la mejor película del año. Con razón el artífice de esta obra maestra, que ha hecho toda su promoción en Hollywood hablando en coreano y acompañado de una traductora, espetó simplemente al subir al escenario estas cuatro palabras en inglés: “This is fucking crazy!”. Vamos, una jodida locura.

2.Es cruda pero para todos los gustos

Es una cinta sincera, escalofriante a ratos y que muestra la realidad sin adornos, pero también es políticamente correcta si la comparamos con otras como ‘El irlandés’ y ‘Érase una vez… en Hollywood’, que fueron acusadas de machistas por sus retratos femeninos; o ‘El Joker’ que muchos analistas consideraron que promovía la violencia y la revolución callejera. Sin embargo, la película surcoreana es correcta y critica al mismo tiempo, sin dejar de cuestionar a las clases adineradas pero tampoco a las humildes y logrando al mismo tiempo que puedas empatizar con ambas partes.

3. Es original y con ritmo

Sin duda, su guión es el más original y enrevesado de todos y, a la vez, uno de los que se digieren de manera más sencilla y amena. El autor es capaz de ir cambiando de comedia a tragedia de forma sutil y logra que entres de lleno en la atmósfera de la película sin que apenas te percates de ello. La temática puede parecer un tanto surrealista y ridícula a ratos, pero esconde una fuerte crítica social. Critica a una sociedad corrompida y enmarca en el mismo espectro negativo a las clases pudientes y a las más humildes, a la vez que pone el foco en los barrios más pobres de Seúl y en la realidad de muchas familias que viven en semisótanos.

4. Sus personajes son cercanos

El director logra que empatices con todos y cada uno de ellos, desde la ingenua mujer adinerada, hasta el joven que busca labrarse un porvenir a costa de todo y todos. A medida que avanza la cinta vas sintiéndote parte de todo y los planos tan íntimos hacen que lo vivas, prácticamente, en primera persona.

5. Es absurdamente divertida

Pese a todo el suspense que encierra y la feroz denuncia social, la película juega con un humor muy negro que libera tensiones tras los picos dramáticos. Real como la vida misma, con sus llantos y sus risas.

6. Te mantiene en vilo hasta el final

Toda la película es un puzzle en el que no hay nada dejado al azar. Hasta el diálogo más insignificante encierra un mensaje muy claro sobre el sorprendente final y cualquier plano puede estar mostrando elementos clave que marcarán el devenir de los acontecimientos.

7. Con ella, Hollywood se abre al mundo

No hay que ser muy cinéfilo para percatarse de que en los últimos años Hollywood busca que los Oscar no sean los premios del cine estadounidense, sino mundiales. Ya pasó el año pasado con ‘Roma’ de Alfonso Cuarón y ahora sucede con esta cinta asiática que une a Oriente y Occidente. Una historia localizada en una país culturalmente diferente a Estados Unidos, pero que ha logrado sobresalir por encima de una historia sobre el último aliento del Hollywood dorado (‘Érase una vez… en Hollywood’), otra sobre el apogeo de la Primera Guerra Mundial (‘1917’) y una obra de arte del maestro Scorsese sobre uno de los mafiosos más desconocidos y peligrosos de EEUU (‘El Irlandés’). Parece que la Academia ha querido decir alto y claro: “¡Chúpate esa Trump!”.