Rosalía y otros mejores momentos de los Latin Grammy 2019

De la noche estelar de Rosalía, a la reivindicación de Mon Laferte y la 'pullita' de Bad Bunny. Así fue la gran noche de la música latina.

Escrito por
Lectura: 4 min

“Esto no me lo esperaba, lo juro por Dios”, dijo una sorprendida Rosalía cuando subió al escenario a recoger su Latin Grammy a Mejor Disco del año de la música latina. Suponemos que es la frase que toda premiada debe decir cuando le dan un premio tan gordo, pero que levante la mano el que no preveía que anoche iba a volver a ser otra gala que recordar para la artista del momento.

Sin duda, la noche se puede resumir mencionando su nombre, pero no sería de justicia dejar de destacar otros grandes momentazos que sobrepasaron, incluso, a la música. Los premiados son…

Cuando el mensaje importa más que el premio

En una gala en la que el glamour se respira a raudales, las reivindicaciones son aún más reivindicativas y necesarias. Eso hizo la cantante chilena Mon Laferte, que ganó el Latin Grammy 2019 al Mejor Álbum de Música Alternativa con su disco Norma, y no desperdició los focos para centrar la atención en la crisis social que asola su país, Chile.

Primero en la alfombra roja, cuando ante cientos de medios internacionales se abrió el vestido y sobre su pecho se podía leer un mensaje rotulado en negro: “En Chile torturan, matan y violan”. Y sobre su cuello, un pañuelo verde a favor de la legalización del aborto.

Después ante la industria musical latina, que estaba presente en el MGM Garden Arena de Las Vegas (EEUU),  cuando fue a recoger su merecido premio y le dedicó el premio a su país  y unos versos de La Chinganera “(..) la bala del que no escucha/ no detendrá nuestra lucha/ hasta que se haga justicia”.

Hasta la fecha, se han registrado 20 muertos y al menos 2.000 heridos durante las protestas contra el Gobierno.

El reguetón, con altura

Con un vaso en la mano -confesó que era té con miel y limón- y un Latin Grammy en la otra, el rey del reguetón, Bad Bunny, reivindicó su música como un género en sí mismo y así se lo hizo saber a la Academia después de recoger su premio a Mejor álbum de Música Urbana por su disco “X 100PRE”. “A toda la gente que pertenece a la Academia, con todo respeto, el reguetón es parte de la cultura latina”.

Esta es una vieja reivindicación de los artistas urbanos latinos, que consideran que el reguetón apenas estaba representada en las nominaciones generales de este año. De hecho, artistas como Maluma y otros como J Balvin, Nicky Jam y Daddy Yankee, alzaron su voz en redes sociales, con el hashtag #SinReggaetónNoHayLatinGrammy, para lamentar la exclusión de los ritmos urbanos de las principales categorías.

Pero una de cal y otra de arena. Al igual que reivindicaba el reguetón como un género, también soltó una ‘pullita’ a sus partners reguetoneros, a los que pidió más originalidad en el género. “Vamos a volver a traer creatividad y genuinidad, el género se ha convertido en vews (visitas), en números, hay que traer cosas genuinas y cosas diferentes a la gente. Los quiero, el conejo malo”.

Alejandro Sanz, el otro gran triunfador 

Como Rosalía, Alejandro Sanz también posó con tres gramófonos dorados sobre su regazo. El madrileño consiguió en la gran noche de la música latina el Grammy de Grabación del Año y Mejor Canción Pop por su colaboración con Camila Cabello ‘Mi persona favorita’, y Mejor vídeo musical versión larga por ‘Lo que fui es lo que soy’.

ROSALÍA, con mayúsculas

Ya lo decíamos al principio, ¿quién no esperaba que Rosalía fuera la gran protagonista de la noche después de un año en el que ha protagonizado las principales galas de premios musicales? Parece que ella, pero es de costumbre su humildad en el discurso cada vez que se le encumbra como el mayor fenómeno musical de los últimos años.

La de San Esteban de Sasroviras se llevó tres premios, dos para el ‘Mal querer’ por ser el Álbum del año y Mejor álbum pop vocal contemporáneo, y otro más a Mejor canción urbana por ‘Con altura’ junto a J Balvin.

El fenómeno Rosalía no se explicaría sin sus directos y anoche en Las Vegas volvió a demostrar que su poderío se consolida a cada giro de muñeca, a cada falsete perfectamente ejecutado, a cada espectáculo con floritura, sí, pero también con altura.

Rosalía apareció en el escenario cantando a capella el inicio de su nuevo tema ‘A Palé’ ante una audiencia que permaneció en silencio hasta que se rompió el compás con la base electrónica que acompaña el desbordante ritmo de esta canción. Tras hacer vibrar a los asistentes, enlazó con una versión del tema ‘Con altura’, pero esta vez sin J Balvin.

Además, ‘El Mal querer’ se llevó otros dos premios en las categorías de Mejor diseño de empaque y Mejor ingeniería de grabación por la producción de Pablo Díaz-Reixa, El Guincho.