Desmontamos los bulos conspiranoicos más virales durante la cuarentena

Contrastamos las fake news que más han circulado a lo largo de este confinamiento. ¿Te llegaste a creer alguna?

Escrito por
Lectura: 8 min

Las noticias falsas son una realidad y el mal del periodismo actual. Y en este confinamiento las noticias falsas han crecido como la espuma y las redes sociales se han convertido en un escaparate de complots médicos, intrigas gubernamentales y, aún peor, estafas que aprovechan la situación actual. Gente que pierde el tiempo en crear elaborados vídeos y noticias que luego circulan por WhatsApp y Facebook en cadenas absurdas que muchos terminan creyéndose. Hartos ya de tanto pánico infundado, te desgranamos y desmontamos los bulos más populares para que no caigas en el engaño.

Un millón de mentiras

Uno de los bulos que ha arrasado en los últimos días es el vídeo de unos supuestos médicos californianos, Dan Erickson y Artin Massihi, que desmontan el confinamiento, usando a España como ejemplo. Este vídeo ya rebasa el millón de visitas, aunque el original ha sido retirado por Youtube para no difundir este mensaje tan peligroso. Muchos medios de renombre se han hecho eco de las declaraciones del Dr. Erickson, entre ellos Fox News, que les ha nombrado como sus fuentes científicas referentes.

Este ‘médico’ estadounidense afirma que el confinamiento no es efectivo y que perjudica al sistema inmunológico. Pero en ningún momento aduce qué estudios o especialidad médica avalan sus comentarios, ni siquiera si está en activo. Además, de todo su discurso llama la atención que extrapola datos sin sentido alguno. Por ejemplo, al mezclar datos de los últimos dos meses de confinamiento con datos anuales. Toda una serie de vaguedades que cualquier epidemiólogo puede desmontarlas.

Además, confunde cifras básicas, como la tasa de ataque comunitario (el porcentaje de personas de una población que ha tenido Covid-19) con la tasa de positivos en prueba (el porcentaje de positivos entre un grupo de personas a las que se le han podido realizar el test). Es decir, sería como medir el porcentaje de alcoholismo en un estado centrándose en los alcohólicos de una reunión de alcohólicos anónimos. Por ello, muchos epidemiólogos y expertos han alzado la voz de alarma contra el vídeo al considerarlo poco fiable y el Colegio Americano de Médicos de Emergencia ha publicado esta declaración donde desmiente al médico.

Es más que evidente que el confinamiento no es solo necesario para combatir el virus, sino para evitar el colapso de los hospitales. Basta con echar un ojo a la evolución del número de muertos e infectados para comprobar que el aislamiento sí funciona. El 15 de marzo, cuando España entraba en estado de alarma, se contabilizaban 2.000 nuevos casos y 152 muertes y para el 31 de marzo ya estábamos en 9.222 casos en un día y 849 muertes. Pero tras siete semanas confinados en nuestras casas la curva empieza a descender, siendo las muertes de ayer de 268 y 1.309 nuevos contagios. Esto significa que, actualmente, el numero de contagios es menor a las 3.103 altas hospitalarias contabilizadas oficialmente por el Ministerio de Sanidad.

Tiempo de estafas

Estafadores hay siempre, pero durante las situaciones extremas, como un confinamiento global, suelen aflorar más que nunca. Además de los bulos que crean pánico, estos se lucran del miedo y la inseguridad de los colectivos más vulnerables. La Policía Nacional ha alertado de la proliferación de más de 12.000 páginas web creadas exclusivamente a raíz del coronavirus. Algo de lo que también ha avisado la Comisión Europea para denunciar la comercialización de vacunas falsas contra el Covid-19, que muchos comerciantes deshonestos venden como una prevención o cura de la enfermedad. En esta línea, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición ha denunciado en este comunicado la comercialización de complementos alimenticios falsos que supuestamente combaten la enfermedad.

También proliferan los casos de virus informáticos y de pishing, estafadores que buscan hacerse con tus datos personales. Con bulos como que la ONU te da ayudas alimentarias si pinchas en tal link o que Netflix regala cuentas gratis durante la cuarentena si entras en tal enlace, los timadores consiguen datos bancarios y personales de sus víctimas. También desde la Oficina de Seguridad del Internauta destapan estafas como la cadena de emails que dice ofrecer toallitas de Sanytol gratis para acceder a las cuentas de los estafados. Otra estafa que ha circulado por SMS los últimos días es el falso pago de 1’40 euros que Correos pide por desinfectar tu paquete. Para combatir todo este pishing, el Instituto Nacional de Ciberseguridad da una serie de consejos.

El Gran Hermano gubernamental

Siempre que hay una situación de crisis o alarma, uno de los bulos más frecuentes es la acusación del Gobierno censor y espía que controla nuestros mensajes y solo muestra lo que le interesa. Una de los bulos más difundidos es la creencia de que el Gobierno liderado por Pedro Sánchez controla WhatsApp y elimina aquellos mensajes que critican su gestión. Algo totalmente falso. La iniciativa ha sido tomada por la propia compañía estadounidense y se aplica a nivel mundial como forma de combatir los bulos. WhatsApp comunicó el 7 de abril que pretende limitar los mensajes que hayan sido reenviados más de cinco veces para frenar la virilización y las noticias falsas. “WhatsApp introdujo el nuevo límite de reenvío global para mantener el servicio personal privado y frenar la propagación de mensajes virales en el servicio, con el objetivo de mantener seguros a nuestros usuarios. No está relacionado de ninguna manera con las organizaciones de verificación de hechos, o con la “censura”, y cualquier sugerencia de lo contrario es 100% falsa”, especifica en el comunicado, que puedes leer íntegramente aquí.

En esta línea también fueron polémicas las declaraciones del jefe del Estado Mayor de la Guardia Civil, José Manuel Santiago, que en una rueda de prensa afirmó que el Gobierno ha ordenado eliminar los bulos y las posibles críticas que circulen por Twitter. Algo que el Ministro de Interior, Fernando Grande Marlaska, y de Defensa, Margarita Robles, tuvieron que negar. También lo desmintió la propia Guardia Civil, aclarando que lo que se pretende es frenar las fake news para evitar la histeria generalizada. De hecho, el Gobierno ha lanzado un canal de WhatsApp para responder las principales cuestiones acerca de la pandemia y contrarrestar las informaciones erróneas.

Con la salud no se juega

Pero si hay algo peor que intentar sacar beneficio de una crisis sanitaria, es poner en riesgo la salud con falsas recomendaciones y estudios fraudulentos. Dentro de este tipo de bulos abundan las cadenas de WhatsApp que dan consejos y remedios caseros para combatir el virus, como tomar agua muy caliente o té de limón y bicarbonato o que hacer gárgaras con sal y vinagre lo previene. Desde el Ministerio de Sanidad, recomiendan no hacer caso a consejos de este tipo, ya que pueden causar daños. También están los que buscan sembrar el pánico como el bulo del supuesto mensaje de la Generalitat Valenciana que pedía estar en casa y cerrar ventanas por la pulverización de desinfectante desde cinco helicópteros de la Fuerza aérea.

Y en cuanto a estudios falsos o extrapolados, uno de los que más notoriedad ha recibido es el falso estudio que situaba la gestión española de la crisis del coronavirus como la peor del mundo. Incluso el dirigente del Partido Popular, Pablo Casado, llegó a utilizarlo para criticar al gobierno socialista y varios medios nacionales publicaron el estudio como algo cierto. En primer lugar, el estudio que se usó como científico no es académico y lo realizó un contable. Pero además, su autor, Chris D’Souza, reconoce no haber seguido el caso español y afirma que su informe es de liderazgo y no de gestión sanitaria.

Un virus fabricado

Otro bulo que ha circulado acusaba a Bill Gates de haber creado el Covid-19 por intereses económicos.

Y si alguna fake new se lleva la palma en esto de las conspiraciones es la que divaga sobre un posible origen forzado de la enfermedad. Aunque la comunidad científica ha confirmado que el Covid-19 surgió en la vida silvestre, los últimos días se ha viralizado un vídeo del colaborador de un programa de la cadena madrileña Distrito TV, David Felipe Arranz, en el que asegura que el actual virus ha sido fabricado en un laboratorio de Wuhan. Además, también se hace referencia a una prueba realizada en el Centro para la Seguridad Sanitaria Johns Hopkins que afirma estaría vinculada a la actual pandemia. Sin embargo, desde el instituto de investigación emitieron este comunicado donde admiten haber hecho un simulacro para crear respuestas ante una pandemia grave pero en ningún momento se asemejó a la actual ni el virus ficticio era parecido al Covid-19. El colaborador esta teoría del Global Research, una publicación no científica que afirmó esto sin ningún tipo de prueba.

En esta línea también iba el mensaje viralizado en WhatsApp que afirmaba que el Nobel de Medicina, Tasuku Honjo, aseguraba que el actual coronavirus es algo artificial. El origen de este bulo es la cuenta de Twitter @TasukuHonjo, que suplantó la identidad del científico para twittear varias informaciones falsas. Hace tres días, la Universidad de Kioto lanzó este comunicado del japonés desmintiendo todos los bulos.

¿Cómo detectar una fake news?

El auge de las noticias falsas puede tener diversos orígenes, pero tienen un hilo común de transmisión que es el lector/ciudadano que comparte la información. Para que ayudes a no difundir información falsa te dejamos unos consejos para convertirte en un auténtico cazador de fake news:

 

  • 1. Titulares que gritan ¡HAZ CLIC!


    Si el titular es demasiado agresivo y el texto contiene faltas de ortografía o una redacción pobre, lo más probable es que estemos ante una noticia falsa. La presencia de signos de exclamación en el titular y cuerpo también es un buen indicador de ‘fake news’.

    2. Fuentes poco fiables


    Si el artículo siempre cita a una única fuente, puede tratarse de un artículo falso.

    3. Fíjate en otras noticias del sitio web


    Observa el resto de artículos que publica el sitio web en cuestión. Cuanto más increíbles resulten las informaciones publicadas, más posibilidades hay de que se trate de un sitio falso.

    4. ¿Cuál es su propósito?


    Debes mirar más de cerca el mensaje y entender su propósito: ¿Está ahí para informarte?

    5. La ‘pic’ es clave


    Sospecha de una información si no está acompañada de algún testimonio audiovisual. Y contrasta la firma de la imagen, porque podría estar manipulada.

    6. ¡Ojo con la URL!


    Mira la URL del sitio web para asegurarte de que se trata de un medio verdadero.

    7. Si nadie se hace eco, ¡DUDA!


    Si ningún otro medio está reportando la noticia, es posible que sea falsa.

    8. ¿Truco o trato?


    Comprueba si la fuente de donde proviene suele realizar parodias, y si los detalles y el tono de la noticia sugieren que puede tratarse de una broma.