¿Lavar o no lavar los vaqueros? Te damos la solución

Es el eterno debate... Pero tranquilo, ya estamos nosotros para ayudarte a mantener limpios y forever young tus preciados jeans.

Escrito por
Lectura: 2 min

El propio CEO de Levi’s, Chip Bergh, confesó hace unos años que apenas lavaba los suyos, mientras que el diseñador Tommy Hilfiger directamente aseguró que nunca había limpiado su par de jeans favoritos. Los motivos de estos expertos, obviamente, nada tienen que ver con la pulcritud. La principal razón es que el tejido denim, sobre todo el que no ha sido tratado, conocido como raw denim, se adapta a nuestro cuerpo con el paso del tiempo, de tal forma que si lo metemos en la lavadora esa adaptación se ve truncada. Y es que el lavado a máquina hace que pierda color y textura progresivamente, además del ingente gasto de agua que esto supone.

Sin embargo, el momento en el que no queda más remedio que darle un repaso a esta socorrida prenda siempre llega. Y cuando eso pasa, debes estar preparado y saber qué pasos seguir. En primer lugar, si se trata de luchar contra los malos olores acumulados después de sucesivos usos, lo más recomendable es colgar los vaqueros al aire libre para que se oreen. Tan sencillo como eso. También puedes meterlos en el congelador, lo cual neutraliza los olores y mantiene la forma original, una opción socorrida si vas con prisas.

Pero si el problema es una mancha imposible de camuflar, hay que recurrir al agua sí o sí. Pero nada de máquinas. Lo que debes hacer es cubrir de agua tibia tu bañera, echar un tapón de detergente –a poder ser ecológico–, meter los vaqueros dados la vuelta y dejarlos, simplemente, a remojo. Incluso puedes añadir un poco de vinagre, que ayuda a fijar el color del tinte. Cuando haya pasado una hora aproximadamente, enjuágalos, sácalos del agua, extiéndelos bien para que no queden arrugas –nada de escurrir o retorcer el tejido– y tiéndelos en un lugar que no esté demasiado expuesto al sol. Si todo esto te parece un arduo proceso, recuerda lo que decíamos al principio: sí hay que lavarlos, pero poco. Y ahora que ya lo sabes, ¿por qué no te haces con algún vaquero molón?

*Artículo original aparecido en el número 36 de Mine. Pide tu ejemplar en papel en tienda.ploimedia.com o descarga la edición digital interactiva para iOS o Android.